Libera el estrés rompiendo objetos en Jazz Smash

Estándar



Juegos sencillos para dispositivos móviles hay muchos, pero entre toda esa gran cantidad hay que saber diferenciar cuando un juego tiene cierta calidad y cuando un juego es pura basura. En este caso os presentamos Jazz Smash, un juego sencillo pero con unos gráficos y música muy cuidados.

jazz smash logo

El verdadero punto fuerte de Jazz Smash está en lo adictivo que resulta, aunque al mismo tiempo también puede ser frustrante. Es un juego que pondrá a prueba nuestro temple, capacidad de reacción y paciencia. Personalmente veo este juego como una opción ocupar esos momentos muertos en los que estamos tirados en el sofá sin saber qué hacer.

En este caso, la mezcla de destruir objetos y música para acompañar la sinfonía de destrucción, tiene un resultado de los más entretenidos que he visto. También juega un papel muy importante el factor reto, ya que si eres de esos que se pica para superarse cada vez más, este juego te va a encantar.

Sigue el ritmo de Jazz Smash y rompe todo lo que se te cruce por delante.

En Jazz Smash estamos armados con un bate de béisbol, por lo que ya podéis intuir que nada bueno le pasará a los objetos que se nos pongan delante. El objetivo es pulsar la pantalla en el momento exacto para dar un golpe con el bate y destruir el objeto.

Jazz Smash android

Detrás de este concepto tan sencillo, nos encontraremos horas y horas de diversión. Cada objeto que destruimos tiene un sonido único y podremos escucharlo en nuestro inventario de objetos. Nos encontramos objetos de lo más variopinto, por ejemplo cornetas, berenjenas, calaveras, un bote de pintura, setas, plantas, etc.

Cuando jugamos a Jazz Smash, lo realmente importante es pulsar en el momento justo, ya que si nos adelantamos o nos retrasamos, fallaremos el golpe. La dificultad se ve acentuada porque en pantalla veremos un fondo animado con forma de diana que se mueve, lo que nos distraerá y será el causante de que fallemos en muchas ocasiones. Si fallamos una vez, la partida se termina.

La música de Jazz Smash, un elemento primordial del juego.

Si bien el destruir objetos es algo por si solo es una idea que nos atrae, si le añadimos música, la cosa mejora. De hecho, en Jazz Smash el tipo de música determina los diferentes modos de juego: modo jazz, modo rock, modo classic y modo dance. En cada modo de juego sonará el tipo de música correspondiente. Hay un quinto modo de juego, modo endless, el modo sin fin.

El sistema de puntuación es sencillo, quedará registrado el máximo número de objetos que hayamos destruido en una ronda, siendo el objetivo superarlo. Cuando finaliza una partida, conseguiremos puntos que rellenarán una barra y cuando esta se llena completamente, obtendremos una recompensa. Esta recompensa la abriremos con un golpe de bate y nos dará algún tipo de premio como un objeto nuevo.

Volviendo al tema musical, al leer el título del juego pensé que tendría más repercusión en el juego, pero se trata de un mero acompañamiento. He de admitir que la música es agradable y acompaña bastante, pero me hubiese gustado encontrarme una mayor variedad de melodías.

Los defectos de Jazz Smash.

El juego no es perfecto, pero sin duda se merece un notable valorándolo de forma global. Lo que más me ha gustado es el aspecto gráfico, que es original y muy cuidado.

Lo que menos me ha gustado es la publicidad, que aparece con más frecuencia de la deseable. Es cierto que es un juego gratuito, pero a veces aparecen varios anuncios seguidos y resulta bastante molesto. Por suerte, si el juego te gusta de verdad, puedes eliminar los anuncios con un único pago de 1,09€.







Dejar un comentario